Tecnología

BLACK SHARK 2: CERCA DE LAS VIDEOCONSOLAS

Tras el primer BlackShark del año pasado, la empresa en la que participa activamente Xiaomi acaba de poner en el mercado un nuevo BlackShark 2.

Este nuevo smartphone de corte gaming llega renovado principalmente en el interior, con la esperanza de conquistar no solo a quien quiere un smartphone para jugar sino al consumidor que busca un equipo completo.


BlackShark 2, ficha técnica

El nuevo BlackShark 2 ya se puede encontrar en el mercado europeo a un precio a partir de 549 euros. Es la versión con 8 GB de memoria RAM y 128 GB de memoria interna.

El “toque Xiaomi” en lo que respecta a la impresionante relación calidad/precio salta a la vista con su ficha técnica:

BLACK SHARK 2
PANTALLA 6,39 pulgadas AMOLED 1.080 x 2.340 px, 403 ppp
PROCESADOR Snapdragon 855
MEMORIA RAM 8 / 12 GB
ALMACENAMIENTO 128 / 256 GB
SISTEMA OPERATIVO Android 9 Pie
CÁMARAS TRASERAS 12 MP f/1.75 + 12 MP f/2.2
CÁMARA FRONTAL 20 MP f/2.0
BATERÍA 4.000 mAh + carga rápida 27 W
CONECTIVIDAD Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, WiFi Dual, Bluetooth 5.0
OTROS USB tipo C 2.0, soporte aptX
DIMENSIONES 163 x 75 x 8,77 milímetros
PRECIO Desde 549 euros

Para quien piense que esas cifras brutas se le quedan algo cortas todavía, por 649 euros podemos optar a una auténtica bestia con 12 GB de RAM y 256 GB de memoria interna.

Diseño gaming nada estridente

El Black Shark 2 no ha renunciado a su identidad como terminal gaming, algo que vende, pero ha realizado una serie de retoques en general bastante acertados. Sus dimensiones se han contenido algo más, especialmente en grosor.

En mano esa reducción del grosor se agradece. También el que la trasera contenga menos aristas facilita transmitir más comodidad al usar el terminal en el día a día. Pese a ello, el BlackShark 2 resbala con mucha facilidad de las manos si no llevas cuidado, en parte por los elementos con acabado en cristal.

El grosor también es todavía algo mayor, pero hay que tener en cuenta el sistema de refrigeración líquida que el Black Shark 2 incluye para mantener controladas las temperaturas de los componentes.

Pese a ese grosor cercano a los 9 mm, el Black Shark 2 sigue negando un puerto de auriculares, algo que es un sacrificio que en un terminal gaming se entiende todavía menos.

Además, la mejora que anuncia el fabricante en sus altavoces no es tal, y aunque tenemos un sonido estéreo potente, éste carece de la calidad que esperaríamos por su precio. Distorsiona con facilidad y tampoco puede presumir de buenos graves.

El toque gaming del Black Shark 2 sigue estando presente en forma de un logo «S» en la parte trasera que se ilumina cuando tenemos el terminal activo (se puede activar o desactivar, así como elegir patrón e incluso el esquema de colores, que puede ser monocromático o policromático pero cuya elección final del tono queda de manos del propio terminal).

También encontramos unas bandas LED situadas en cada marco lateral del equipo. Para ellas podemos establecer unos patrones de intermitencia al iluminarse. Su uso es más polivalente, pudiendo activar y configurar varios escenarios asociados a cuando jugamos, escuchamos música, alarmas, mensajería o entrada de llamadas de determinados contactos.

De los elementos físicos del diseño del Xiaomi Black Shark 2 hay que mencionar el botón de acceso directo al modo de juego de este teléfono, así como el paso de la bandeja para la nano SIM a la parte inferior del marco, justo al lado del puerto USB-C de carga.

Por último, del frontal del Black Shark llama también la atención la ausencia de una muesca. Muy extraño en un modelo que llega en pleno 2019.

En este terminal se mantienen los marcos superior e inferior, lo que nos deja un par de centímetros extra en la longitud del teléfono y que el fabricante ha aprovechado para colocar dos altavoces frontales, pero integrados como una pequeña muesca en los marcos más que en el frontal como tal.

El lector de huellas pasa a la pantalla OLED

Contar con una pantalla de diagonal considerable es algo que un jugador agradece por muy pequeña que sea esa ganancia. En el Black Shark 2 estamos ganando casi media pulgada respecto a la primera generación. Pasamos de 5,99 a 6,39 pulgadas gracias a que el lector de huellas queda integrado en la propia pantalla.

La idea detrás de este lector bajo la pantalla es la misma que hemos conocido ya en otros muchos terminales del mercado. Pero la implementación que hace este Xiaomi Black Shark 2 queda algo alejada en su comportamiento.

La zona de detección de huellas está situada en una buena posición y para visualizarla solo hay que hacer doble toque sobre la pantalla, levantar el terminal o que esté activo. Para la identificación el sistema ilumina toda la pantalla, lo que produce un efecto flash importante de noche.

Sin embargo el funcionamiento no es demasiado convincente. La detección es más lenta que en modelos como el OnePlus 6T o el reciente Huawei P30, y además falla de manera frecuente. Ahí tiene el Black Shark 2 margen importante de mejora.

El funcionamiento menos correcto del lector de huellas sobre la pantalla se compensa con una identificación de rostros rápida si las condiciones de luz no son muy complejas

Todo lo contrario ocurre con el sistema de detección facial. Es rápido, muy rápido en realidad, pero solo en condiciones ideales. Con luz intensa, contraluces, gorras o gafas de sol la identificación ya no es inmediata y suele dar muchos errores.

No hay pantalla de 120 Hz todavía

El gran rival de Black Shark en el mercado de los smartphones para gaming es el Razer Phone 2 básicamente por su pantalla a 120 Hz. Muchos esperábamos que este nuevo Black Shark 2 estrenara un panel con similares características o al menos uno de 90 Hz como tiene el ROG Phone de ASUS. Pero por ahora no parece la prioridad de la empresa participada por Xiaomi.

La pantalla del Black Shark 2 mantiene los 60 fps aunque trae novedades que compensan en parte ese no salto a más frecuencia de refresco.

Para empezar hay que hablar de un panel que pasa a ser AMOLED, fabricado por Samsung y con una diagonal de 6,39 pulgadas. Con relación de aspecto de 19.5:9, ofrece una resolución de 1080×2340 píxeles.

Esas cifras nos abocan a una densidad de 400 ppp, bastante por debajo de los paneles de referencia del mercado, pero un compromiso a priori interesante si los esfuerzos que llegan en otros aspectos del panel nos ofrecen una experiencia satisfactoria.

El panel tiene un brillo bastante alto, el cual conviene mantener siempre gestionado por el sistema de control de brillo automático, aunque no hayamos acabado contentos con él. No es el más veloz del mercado pero además mantiene el nivel de brillo tanto en interiores como en exteriores por debajo de lo que nos resulta cómodo y adecuado. En más ocasiones de las que querríamos hay que tirar de ajuste manual para tener una experiencia satisfactoria.

En el modo juego, del que hablaremos más adelante en detalle, podemos bloquear ese ajuste automático del brillo. En exteriores, el panel AMOLED del Black Shark 2 cumple sin más. Es visible incluso con luz intensa, pero tiene margen de mejora.

La pantalla, que admite conversión HDR cuando reproducimos vídeo, ofrece un equilibrio en casi todos los apartados relacionados con la calidad de imagen, desde la reproducción del color hasta los ángulos de visión.

Black Shark admite una serie de personalizaciones de la experiencia con la pantalla. Podemos configurar un modo cine, que es el predeterminado y recomendado por nosotros, uno natural (algo menos saturado) y un tercero que llaman de cuidado ocular (filtrado de luz azul). En los tres puede variarse el tono a más cálido o frío.

Las mejoras para gaming no llegan donde esperábamos

El énfasis del Black Shark 2 para con la pantalla está del lado de la respuesta táctil. Subiendo la frecuencia de muestreo del panel a 240 Hz dicen haber reducido la latencia del panel por debajo de 44 ms. Efectivamente la respuesta del panel del Black Shark 2 es muy rápida y certera, pero nada diferente de lo que experimentamos en terminales de este precio.

Otro truco que añade el Black Shark 2 a su pantalla es el Master Touch, una especie de zonas sensibles a diferentes presiones las cuales podemos regular y que, según el juego compatible, podemos asociar a alguna función concreta. Por ahora no son muchos los que lo admiten ni la utilidad que le dan. De hecho la respuesta es algo tosca y con sensación extraña. Mucho mejor implementado está el motor de vibración para cuando estamos jugando.

Más bestia todavía cuando le pedimos jugar a tope

En un terminal de nivel es evidente que el usuario espera un avance de potencia de año a año. Imaginaos en un smartphone cuyo objetivo es convencernos para jugar con él de manera seria.

El Black Shark 2 cumple con esa máxima y en su configuración interna da un paso adelante contundente. No solo se acoge al potente Snapdragon 855 de última generación sino que mejora la RAM hasta llegar a los 8 e incluso 12 GB, según la configuración.

Para el almacenamiento partimos de una memoria interna de 128 GB, pero disponemos de versiones con 256 GB. En este tipo de dispositivos donde vamos a querer instalar juegos de nivel y con un espacio en memoria interna necesario muy considerable, disponer de al menos 128 GB de memoria interna es imprescindible.

No hay concesiones a nivel de fluidez del sistema, prácticamente nativo, en el día a día ni tampoco cuando queremos jugar y que el terminal ofrezca lo máximo posible.

Tan impresionante como el rendimiento resulta el sistema de refrigeración, crítico en un terminal gaming. La exigencia a la que previsiblemente vamos a someter a los componentes internos del equipo requieren de estos esfuerzos que otros fabricantes como ASUS también están implementando en sus smartphones para jugar.

El sistema del Black Shark es una evolución del que integraba el modelo del año pasado. Cuenta con una placa de refrigeración de gran tamaño que abarca la totalidad de los componentes internos del smartphone, a los que proporciona contacto directo y cobertura con refrigerante líquido.

Ese esfuerzo se traslada directamente a la experiencia de usuario. Las sesiones de varias horas de juego efectivamente hacen subir la temperatura de los componentes y el propio terminal, pero el Black Shark 2 es perfectamente manejable, no ha sufrido de parones ni habría que temer por ello.

Incluso en pruebas muy intensas con descarga de más de 10 GB de datos en segundo plano mientras jugábamos a títulos muy exigentes, apreciábamos el calentamiento de la carcasa en su parte superior pero lejos de lo que cualquier otro teléfono en las mismas circunstancias hubiera sido probablemente crítico.

Buena autonomía pese a su potencia

El punto crítico de tener entre manos un smartphone donde lo que buscamos en primer lugar es poder exprimir al máximo su potencia bruta es lógicamente la batería.

Cuando en un equipo tratamos de reducir el consumo, el rendimiento suele ser de los parámetros que se limitan bastante. Para evitar en lo posible este escenario, el BlackShark 2 recurre a una capacidad de batería considerable (4000 mAh) aunque nada fuera de lo común para su tamaño y diagonal de pantalla.

Con ese punto de partida y las habituales pruebas de autonomía en escenarios reales, el Black Shark 2 ha cumplido con lo esperado. Haciendo un uso intensivo del terminal, con redes sociales, música, correos y vídeos, alcanzar el final del día no presenta problema alguno. Contad con unas 18-19 horas de uso, de las cuales unas 8-9 eran de pantalla.

Esas cifras se rebajaban algo los días en que el juego con el terminal era más intenso. Con una media de 3 horas de juego a títulos exigentes y primando brillo de pantalla y rendimiento, la autonomía bajaba a las 14 horas de media, pero todavía con más de 7 horas de pantalla.

Para la carga se dispone de un cargador de serie de 27 W, compatible con carga rápida (el 50% lo conseguía en 38 minutos, completando la carga en 106 minutos) pero más interesante resulta el hecho de que es capaz de mantener la carga del terminal, a menor ritmo lógicamente, mientras jugamos, algo que no muchos cargadores de serie pueden decir.

Shark Space a los mandos de Android nativo cuando jugamos

El Black Shark 2 llega al mercado con la personalización JOYUI sobre Android 9, el cual permanece intacto salvo por la parte destinada al juego. Todo lo demás, desde apariencia hasta software instalado, es como un Android de serie. Quienes busquen precisamente esa pureza en el sistema operativo están de enhorabuena.

Un ligero tirón y aparece un nuevo panel, Games Studio, donde desde el propio juego y sin detenerlo, podemos gestionar aspectos como la conectividad, el gamepad, entrar a las opciones de la configuración de la parte de juego de Android o tocar Mastertouch y demás opciones. Contamos por ejemplo con un panel con información sobre los fps, la temperatura o el rendimiento de la CPU.

Mandos con más posibilidades y casi imprescindibles

Un gran acierto del Black Shark 2, seguramente el más atinado de todos en relación con su faceta de equipo portátil para jugar, queda del lado de los accesorios. Y aquí los mandos, que se venden aparte, son clave.

El pack que vende Xiaomi incluye dos mandos laterales, uno con joystick clásico y otro, el derecho, con superficie táctil que nos ha parecido algo menos reactiva que la propia pantalla.

Los mandos, de notable calidad de acabado, quedan enlazados con el teléfono vía bluetooth y se recargan vía USB-C de manera individual. El estado de su batería, que no es fácil agotar, lo podemos conocer desde el Shark Space.

Los mandos de este pack para el Black Shark 2 son imprescindibles, y de hecho estaría bien que vinieran de serie. Sin ellos no hay pérdida de potencia ni nada que nos impida jugar a cualquier título, pero el control que nos proporciona un mando físico es innegable. Y lo lógico será que queramos jugar mucho y además sacándole todo el partido posible y con la mayor superficie de pantalla destinada a nuestro disfrute y no para controles sobre ella.

Una opción muy interesante si te haces con el juego de mandos oficial es poder juntarlos y que se conviertan en un mando completo para jugar con el Black Shark 2 conectado a un televisor vía HDMI mediante el cable adecuado, el cual no viene incluido tampoco en el paquete.

Ligera mejora de las cámaras

La frase de entrada a esta sección de la review podría ser un buen resumen de este apartado que, pese a contar con el menor protagonismo de todo el Black Shark 2, no hay consumidor que lo obvie. Efectivamente hemos notado una importante mejora de los resultados a nivel fotográfico que hacen que este apartado penalice menos al global del smartphone gaming de Xiaomi.

El Black Shark 2 estrena sistema de doble cámara de 12 MP donde el segundo sensor se encarga de realizar un zoom 2X. Sí, muy de 2017 nos tememos. Ese segundo sensor apoya especialmente en el modo retrato, que junto con las escenas de noche es lo más evolucionado del apartado fotográfico.

La interfaz no esconde secretos y cumple bastante bien en cuanto a distribución de elementos y opciones manejables sin tener que escarbar demasiado en menús. El paso de un modo a otro es por carrusel, pero pese a la actualización que llegó durante la prueba, la fluidez de las acciones no es su punto fuerte, y el paso entre modos es a tirones, llegándose a reiniciar la app de cámara en un par de ocasiones.

Entre los modos, además del de retrato, encontramos uno manual y los de vídeo de cámara lenta.

En funcionamiento, la doble cámara se mantiene en un perfil medio/alto aunque siempre con la incertidumbre sobre los resultados que finalmente obtendremos. En general es una cámara que sufre con escenas de alto rango dinámico, especialmente con los cielos, que no se libra del ruido o procesamiento excesivo incluso con luz suficiente. El modo HDR, recomendado en todo caso, no evoluciona demasiado el resultado.

Opinión del BlackShark 2:

Poco margen hay hoy en día para desmarcarse de la línea recta que están siguiendo la inmensa mayoría de smartphones del mercado, sea cual sea la gama. El Black Shark 2 es uno de los que apuestan por ofrecer una alternativa centrada en un ámbito que tiene potencial: el gaming.

El nuevo Black Shark 2 corrobora la mano de Xiaomi en la impecable ficha técnica y la excelente relación calidad precio. En este terminal gaming no escatimar en potencia, batería o pantalla es crítico y poco hay que objetar por esos derroteros, incluido un sistema de refrigeración eficaz como pocos.

En todo caso seguimos echando en falta una pantalla de al menos 90 fps y a ser posible HDR de verdad, o que la cámara mantenga el tipo cuando las escenas requieren de destreza. Pero son detalles que no afean que para jugar, sobre todo si contamos con los mandos accesorios, el Black Shark 2 está ahora mismo en lo más alto de los smartphone gaming.

A favor:

  • Refrigeración excelente
  • Android limpio solo personalizado en lo necesario
  • Buena autonomía y potencia de sobra
  • Con los gamepads es una auténtica consola portátil

En contra:

  • Terminal pesado y muy resbaladizo
  • No cuenta con pantalla de 120 Hz
  • La cámara todavía no está al nivel de un gama alta en todos los apartados
  • Sin puerto de auriculares y con sonido mejorable
Fuente: https://www.xataka.com/analisis/black-shark-2-analisis-caracteristicas-precio-especificaciones

¿Cuál es tu reacción?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

1 Comment

  1. Muy buena publicación, el que la hizo es muy guapo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:Tecnología